¿Cómo afectan los polinizadores al medio ambiente?

Los polinizadores son los encargados de polinizar las flores. Al transferir el polen del estambre de una planta al estigma de otra planta, las plantas pueden producir huevos, que luego se convierten en semillas.

La mayoría de los polinizadores se sienten atraídos por las plantas porque producen néctar, que libera olores y proporciona energía a los polinizadores.

Las abejas son polinizadores que transportan el polen de flor en flor. Con las abejas en declive, es importante saber cómo los polinizadores afectan el medio ambiente.

Los ecosistemas dependen de los polinizadores para transportar el polen y fertilizar las plantas. Sin polinizadores, las plantas no pueden reproducirse o reproducirse a un ritmo más lento. Los polinizadores son esenciales para el medio ambiente porque sin ellos perderíamos muchas plantas, ecosistemas y los animales que dependen de esas plantas.

Índice
  1. ¿Por qué es importante la polinización para el medio ambiente?
  2. ¿Qué son los polinizadores y por qué son importantes?
  3. ¿Cómo afectan los polinizadores al ecosistema?
  4. ¿Por qué los polinizadores son importantes para la agricultura, las plantas y el medio ambiente en general?
  5. Cómo afectan los polinizadores a la producción de cultivos
  6. ¿Cómo afecta la polinización al cambio climático?
  7. ¿Cómo afecta el cambio climático la relación entre los polinizadores y las flores?

¿Por qué es importante la polinización para el medio ambiente?

La polinización es una parte esencial de los ecosistemas. Es cómo se fertilizan las plantas, lo que les permite producir más plantas, así como los alimentos de los que dependemos.

Casi todas las plantas requieren alguna forma de polinización. Las excepciones a esto incluyen plantas autopolinizantes como lechugas, guisantes, frijoles y tomates. ¡Incluso las granjas dependen de la polinización para producir nuestros alimentos! Alrededor del 75% de las plantas de cultivo requieren polinizadores.

Es seguro decir que la polinización es vital para toda la vida en la Tierra. Durante millones de años, polinizadores como las abejas prosperaron y aseguraron la producción y nutrición de alimentos, mantuvieron la biodiversidad y crearon y sustentaron ecosistemas en todo el mundo.

Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación, la producción de 87 cultivos alimentarios líderes en todo el mundo depende de la polinización. Estos cultivos alimentarios son hasta 5 veces más valiosos que aquellos que no necesitan polinización.

Estos cultivos dependientes de polinizadores incluyen manzanas, tomates, nabos, cacao y muchos más alimentos básicos. Su dependencia de la polinización varía desde una dependencia completa hasta poca o ninguna mejora, como las plantas que dependen de la polinización por el viento.

Se cree que “más de la mitad de la dieta mundial de grasas y aceites proviene de plantas polinizadas por animales”, incluidos los aceites de girasol y canola. El Servicio Forestal de EE. UU. estima que el 80 % de las 1400 plantas cultivadas en el mundo requieren cierta cantidad de polinización por parte de animales.

Incluso las plantas que no dependen completamente de los polinizadores se benefician de las visitas de los polinizadores. Esparcir polen puede resultar en una mayor diversidad genética, lo que puede mejorar la nutrición y el rendimiento de los cultivos. Puede ayudar en la mejora de variedades de cultivos resistentes al clima, así como en la resistencia a plagas y enfermedades.

Los beneficios ambientales de la polinización cubren esencialmente todos los beneficios que brindan las plantas. Sin la polinización, muchas plantas no podrían producir más, lo que provocaría la extinción y el aire menos limpio. Dependemos de las plantas para producir oxígeno. Sin polinización, más dióxido de carbono permanecería en el aire y aceleraría el cambio climático.

Sin la polinización, el planeta se volvería inhóspito para la mayoría de las formas de vida, incluidos los humanos.

Si las abejas se extinguieran, perderíamos manzanas, bayas, café, algodón, nueces, vacas y productos lácteos, aceite de colza, brócoli, calabazas, zanahorias, amapolas, sandías, pepinos, mangos, albaricoques, cerezas y mucho más.

¿Qué son los polinizadores y por qué son importantes?

Los polinizadores son animales que mueven el polen de flor en flor. Si bien el viento ayuda a la polinización y algunas plantas (como las coníferas) dependen de él, no es un polinizador en sí mismo.

Hay dos categorías de polinizadores: insectos polinizadores y vertebrados polinizadores.

Los insectos polinizadores incluyen:

  • Abejas (especialmente abejas melíferas y abejorros)
  • Avispas (solo 'avispas del polen')
  • hormigas
  • Moscas (especialmente sírfidos, moscas azules y mosquitos)
  • mariposas
  • polillas
  • escarabajos de flores

Las abejas son los polinizadores más conocidos, pero no están presentes en todos los hábitats y no visitan todo tipo de plantas.

Sabemos que las abejas mueven el polen mientras buscan néctar y polen, ya que los usan como alimento, pero otros polinizadores, como algunas especies de avispas cazadoras, esparcen el polen mientras usan las flores como territorio.

LEER
¿Las latas de Pringles son reciclables?

No sabemos mucho sobre la polinización bajo el agua, pero se sospecha que algunos pequeños crustáceos pueden ser polinizadores marinos.

Los polinizadores vertebrados incluyen aves y mamíferos, aunque los murciélagos son el ejemplo más reconocible. Otros vertebrados polinizadores son:

  • monos
  • lémures
  • Zarigüeyas
  • roedores
  • lagartos
  • Colibríes
  • comedores de miel
  • Sunbirds

Los humanos pueden ayudar a la polinización llevando polen en nuestra ropa, pero la mayoría de las formas de polinización humana son polinizaciones artificiales. Las plantas de vainilla y las plantas cultivadas en invernadero comúnmente se polinizan artificialmente porque los polinizadores naturales no pueden alcanzarlas.

Todos los polinizadores son importantes porque permiten que las plantas se reproduzcan y produzcan suficientes semillas. Los ecosistemas y los humanos dependen de los polinizadores para garantizar que las semillas se puedan propagar en la naturaleza y se mantengan los ecosistemas.

Aunque hay muchos polinizadores diferentes en todo el mundo, perder incluso un polinizador puede afectar drásticamente el medio ambiente. La mayoría de las plantas dependen de unos pocos o incluso de un solo polinizador.

Incluso cuando las abejas y las hormigas son responsables de polinizar el mismo ecosistema, no son responsables de las mismas plantas. Cuando las abejas disminuyen en un área, las plantas silvestres y la agricultura sufren, incluso si quedan otros polinizadores en el ecosistema.

¿Cómo afectan los polinizadores al ecosistema?

Los ecosistemas son el área geográfica donde las plantas, los animales y otros organismos trabajan junto con el clima y el paisaje para crear y sustentar la vida.

Trabajan a través del ciclo de nutrientes y energía en muchos procesos diferentes. El consumo de plantas da energía a los herbívoros, que luego son consumidos por los carnívoros, y al morir, la parte superior de la cadena alimenticia recicla su materia y energía en el suelo.

El papel de un polinizador en los ecosistemas es importante en la reproducción de plantas. De las plantas con flores silvestres, se cree que el 90% necesita polinizadores para reproducirse.

Los polinizadores permiten que las plantas se reproduzcan, lo que proporciona alimento y hábitat para numerosas criaturas. La energía consumida por los comedores de plantas luego se transfiere a aquellos que los comen, ya sean depredadores o microorganismos. Los polinizadores también usan las plantas como fuente de energía, creando una relación simbiótica entre ellas.

La salud de un ecosistema está ligada al número y bienestar de sus polinizadores.

Las presiones en el ecosistema, como la falta de fuentes de alimentos, enfermedades y el uso de pesticidas sintéticos, afectan la salud, la abundancia y la diversidad de los polinizadores.

A pesar de ser casi invisible, el servicio ecosistémico proporcionado por los polinizadores es esencial para los ecosistemas locales y el medio ambiente en general.

La disminución de los polinizadores afecta a todos los niveles de un ecosistema. Esto puede conducir a la extinción de especies más grandes, así como de otros componentes de un ecosistema, lo que puede tener un efecto más amplio en el medio ambiente.

¿Por qué los polinizadores son importantes para la agricultura, las plantas y el medio ambiente en general?

Los polinizadores tienen un impacto masivo en la agricultura, las plantas silvestres, las plantas de jardín y el medio ambiente. Se cree que la mitad de los aceites, fibras y materias primas del mundo se ven afectados por los polinizadores.

Se sabe que la introducción de insectos polinizadores en las plantas de algodón aumenta la cantidad y la calidad de la fibra de algodón.

Los polinizadores son esenciales y críticos para proporcionar alimentos y nutrientes a los humanos, y la agricultura depende de los polinizadores para la producción de cultivos.

La dependencia de los polinizadores animales ha aumentado en un 300 % durante el último medio siglo a medida que cambian las dietas y se pone a la venta una variedad de alimentos. Este aumento también se ha visto afectado por la expansión de los biocombustibles como la colza.

La producción de cacao depende completamente de la polinización por insectos, con un polinizador importante (un tipo de mosquito que muerde) en declive debido al control químico de plagas, las prácticas de manejo agrícola y la degradación del paisaje.

Cómo afectan los polinizadores a la producción de cultivos

Los polinizadores son esenciales para la producción de huertos, horticultura y forraje. También permiten la producción de semillas en muchos cultivos de raíces y fibras.

Los polinizadores afectan el tamaño y la forma de las manzanas, el contenido de aceite de la colza y la vida útil de las fresas.

Al mejorar la calidad de los cultivos y aumentar el rendimiento de los cultivos, los polinizadores tienen un impacto en la seguridad alimentaria, el uso de la tierra y la lucha contra el cambio climático.

Las plantas sanas y fuertes con una gran diversidad genética son mejores para el medio ambiente y el consumo humano.

LEER
¿Los utensilios de bambú son aptos para microondas?

Al mejorar la calidad de los cultivos y la vida útil, los polinizadores afectan el valor comercial de los alimentos y la cantidad de nutrición que se puede derivar de ellos.

También afecta el desperdicio de alimentos. Estante más largo life reduce la pérdida de frutos en un 11 %, lo que podría afectar la cantidad de tierra que se necesita para garantizar la seguridad alimentaria de la mayor cantidad de personas posible.

Un estudio sobre las variedades de canola encontró que la polinización por insectos aumentó la producción y la calidad de las semillas al modificar características como el momento de la floración, el tamaño y la forma de las plantas, el empaque de las semillas y la biomasa de las raíces.

Las comunidades subsaharianas que dependen en gran medida de la agricultura a pequeña escala se benefician de la polinización de los cultivos por parte de las abejas para garantizar la reproducción de las plantas, rendimientos estables y variabilidad genética.

La diversidad genética de las plantas asegura que se evite la depresión por endogamia y que los cultivos se vuelvan más resistentes, lo cual es especialmente importante con tierras menos fértiles.

La falta de polinizadores da como resultado una disminución del rendimiento y la producción de los cultivos, el valor de los cultivos y la seguridad alimentaria.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, “los cultivos que dependen de la polinización son cinco veces más valiosos” que otros cultivos. Los cultivos como el cacao y el café dependen de los polinizadores para producir y sus agricultores dependen del valor de sus cultivos para generar ingresos. Esto beneficia a países en desarrollo como Brasil, Vietnam, Colombia y más.

¿Cómo afecta la polinización al cambio climático?

La polinización tiene el mayor impacto en la cantidad de plantas que consumen carbono y crean oxígeno.

Cuantas más plantas se reproducen, más plantas pueden producir oxígeno y almacenar o usar carbono. Las plantas usan dióxido de carbono para crear carbohidratos.

Los polinizadores no solo ayudan a combatir el cambio climático al permitir que las plantas se reproduzcan. El proceso de reproducción de las plantas también almacena carbono.

Muchas semillas están protegidas por cubiertas leñosas, como las alas de las semillas de sicómoro. Estos están hechos de carbono y la mayoría cae al suelo con o alrededor de la semilla que protegen. Esto permite que el suelo bloquee el carbono bajo tierra.

Alrededor de las tres cuartas partes del carbono terrestre se almacena en el suelo. Cuanto más leñosa sea la cama reproductiva, más carbono se puede almacenar.

La erosión del suelo hace que se libere este carbono, lo que contribuye al cambio climático, pero con un ecosistema fuerte impulsado por polinizadores, esto también puede detenerse. Cuantas más plantas haya en el área, menos suelo estará expuesto y más carbono se retendrá.

¿Cómo afecta el cambio climático la relación entre los polinizadores y las flores?

El cambio climático es solo una presión sobre los polinizadores, pero su impacto está empeorando.

Con climas más cálidos, las flores florecen en diferentes épocas del año, lo que afecta los tiempos de polinización. Cuando el tiempo de floración y el tiempo de vuelo de los insectos no están sincronizados, la polinización puede fallar y esto puede afectar tanto a las poblaciones de plantas como a las de polinizadores.

Algunas flores, como la flor de Pascua, son sensibles al aumento de las temperaturas y esto hace que florezcan antes en el año, pero es posible que sus polinizadores no eclosionen antes para adaptarse a este cambio. Esto detiene la producción de semillas, lo que da como resultado que se reproduzcan menos flores y desplaza el suministro de alimentos para las abejas.

Puede que no sea el caso de todas las plantas y flores, pero está claro que el cambio climático tiene un efecto adverso en los ecosistemas, especialmente en los ecosistemas de montaña y árticos. Las plantas en estos ecosistemas corren un mayor riesgo de extinción, especialmente si sus polinizadores se ven afectados. Y las plantas en el Ártico dependen de las moscas, que se ven particularmente afectadas por la desincronización de la floración y los tiempos de vuelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir